Los años formativos

Nada pasa por casualidad. No vida, no muerte, no vocación. GIOVANNI GABRIELE PERBOYRE nació en Montgesty, cerca de Cahors, en el sur de Francia, el 6 de enero de 1802 en una familia que donó tres misioneros de San Vicente y dos Hijas de la Caridad a la Iglesia. En tal ambiente respiraba fe, valores sencillos y saludables y el sentido de la vida como regalo.

En la , Aquel que «llama por su nombre» parecía ignorarlo. Se dirigió a su hermano menor, Luigi, para ingresar al seminario. Se pidió a Giovanni Gabriele que acompañara a su hermano menor durante un tiempo, esperando que se acostumbrara al clima del entorno. Así que sucedió por casualidad, y debería haber salido de allí pronto. Pero el azar reveló horizontes inesperados a los ojos asombrados del joven; así fue como en el seminario encontró su camino.

La Iglesia de Francia acababa de salir de la experiencia de la Revolución Francesa con túnicas de color púrpura por el martirio de algunos, pero con dolor por la apostasía de muchos. El paisaje a principios del siglo XIX era desolador: edificios destruidos, conventos saqueados, almas sin pastores. Por tanto, no fue una coincidencia que el ideal sacerdotal se le apareciera al joven no como un arreglo suave para la vida, sino como el destino de los héroes.

Los padres sorprendidos aceptaron la elección de su hijo y lo acompañaron con su aliento. No es casualidad que su tío paterno Giacomo hubiera sido misionero de San Vicente. Y esto explica por qué en 1818 maduró el ideal misionero en el joven Juan Gabriel. En ese momento la misión se refería principalmente a China. Pero China era un espejismo lejano. Irse significaba no encontrar más el ambiente del hogar, saborear sus aromas, disfrutar de sus afectos. Para él era natural elegir la Congregación de la Misión fundada por San Vicente de Paúl en 1625 para evangelizar a los pobres, formar al clero, pero sobre todo para empujar a los misioneros mismos hacia la santidad. La misión no es propaganda. La Iglesia siempre ha afirmado que los anunciadores de la Palabra eran personas interiores, mortificadas, llenas de Dios y de caridad. Para iluminar las tinieblas del hombre, la lámpara no es suficiente, si no hay aceite.

Giovanni Gabriele no pensó en medias tintas. Si fue mártir es porque fue santo.

De 1818 a 1835 fue misionero en su tierra natal. Antes, en el período de formación, fue modelo de novicio y estudiante. Después de su ordenación sacerdotal (1826) estuvo a cargo de la formación de los seminaristas.

La atracción misionera

Un hecho nuevo, ciertamente no accidental, vino a cambiar su vida. El protagonista volvió a ser su hermano Luigi. Él también había entrado en la Congregación de la Misión y había pedido que lo enviaran a China, donde, mientras tanto, los hijos de San Vicente habían tenido un nuevo mártir, en la persona de b. Francesco Régis Clet (18 de febrero de 1820). Pero durante el viaje, el joven Luigi, de tan solo 24 años, fue llamado a la misión del cielo.

Todo lo que el joven había esperado y hecho habría resultado inútil si Juan Gabriel no hubiera pedido reemplazar a su hermano en la brecha.

Juan Gabriel llegó a China en agosto de 1835. En ese momento no se sabía casi nada sobre el Imperio Celestial en Occidente, y la ignorancia fue correspondida. Los dos mundos se sintieron atraídos, pero el diálogo fue difícil. En los países europeos no se hablaba de una civilización china, sino sólo de supersticiones, de rituales y costumbres «ridículos». Por tanto, las sentencias fueron prejuiciosas. No fue mejor el aprecio de China por Europa y el cristianismo.

Había un surco oscuro entre las dos civilizaciones. Era necesario que alguien lo cruzara, que llevara sobre sí el mal de muchos y lo quemara en caridad.

Giovanni Gabriele luego de instalarse en Macao, inició un largo viaje en junco, a pie o a caballo, que luego de 8 meses lo llevó a Henan, en Nanyang, donde se comprometió a aprender el idioma.
Después de 5 meses pudo expresarse, aunque con cierta dificultad, en buen chino, e inmediatamente se lanzó al ministerio, visitando las pequeñas comunidades cristianas. Luego fue trasladado a Hubei, que es parte de la región de los lagos Yangtze Kiang (río azul). A pesar del intenso apostolado, sufrió mucho en cuerpo y espíritu. En una carta escribió: «No, no soy un hombre que hace maravillas aquí en China como no las hice en Francia … Pide mi conversión y mi santificación, y la gracia de que no eches a perder tu obra también». mucho». Para quienes ven las cosas desde afuera, era que un misionero así estuviera en una noche oscura. Pero el lo preparó, en el vacío de la humildad y en el silencio de Dios, para el testimonio supremo.

En cadenas por Cristo

De repente, en 1839, dos hechos, aparentemente sin conexión, llegaron a perturbar el horizonte. El primero es el estallido de la persecución, después de que el emperador manchú Quinlong (1736-1795) proscribiera la religión cristiana en 1794.

El segundo es el estallido de la Guerra Sino-Británica, más conocida como la «Guerra del Opio» (1839-1842). El cierre de las fronteras de China y la afirmación del gobierno chino de exigir un acto de vasallaje a los embajadores extranjeros habían creado una situación explosiva. La chispa vino de la confiscación de cargamentos de opio estibados en el puerto de Cantón, en detrimento de la mayoría de los comerciantes británicos. La flota británica intervino y fue la guerra.

Los misioneros, obviamente interesados ​​sólo en el primer aspecto, estaban siempre alerta. Como sucede a menudo, demasiadas alarmas disminuyeron el estado de alerta. Esto es lo que sucedió el 16 de septiembre de 1839 en Cha-yuen-ken, donde residía Perboyre. Ese día estaba con otros dos misioneros europeos, el hermano Baldus y el franciscano Rizzolati, y un misionero chino, el P. Wang. Se informó de una columna de unos cien soldados. Los misioneros subestimaron la . Quizás fueron a otro lugar. Y en lugar de ser cautelosos, continuaron en el placer de una conversación fraterna.

Cuando ya no hubo ninguna duda sobre la dirección de los soldados, ya era tarde. Baldus y Rizzolati decidieron huir lejos. Perboyre para esconderse cerca, ya que las montañas cercanas estaban llenas de bosques de bambú y cuevas escondidas. Los soldados, sin embargo, con amenazas, como nos testificó el padre Baldus, obligaron a un catecúmeno a revelar el lugar donde se escondía el missioanrio. Era débil, pero no era un Judas.

Comenzó el triste Calvario de Juan Gabriel. El preso no tenía derechos, no estaba protegido por la ley, pero quedaba a discreción de los carceleros y jueces. Como estaba detenido, se asumió que era culpable y, de ser culpable, podría ser castigado.

Comenzó la serie de juicios. El primero se llevó a cabo en Kou-ChingHien. Las respuestas del mártir fueron épicas:

  • ¿Eres un sacerdote cristiano?
  • Sí, soy sacerdote y predico esta religión.
  • ¿Quieres renunciar a tu fe?
  • Nunca renunciaré a la fe de Cristo.

Le pidieron que traicionara a sus compañeros creyentes y las razones por las que había transgredido las leyes de China. En resumen, querían transformar a la víctima en culpable. Pero un testigo de Cristo no es un delator.

Por tanto, guardó silencio.

Posteriormente, el prisionero fue trasladado a Siang-Yang. Los interrogatorios se hicieron tensos. Lo mantuvieron durante varias horas de rodillas con cadenas de hierro oxidado, lo colgaron de los pulgares y el cabello de una viga (tortura de hangtzé), lo golpearon varias veces con cañas de bambú. Pero más que la violencia física, le dolía el hecho de que se ridiculizaran los valores en los que creía: la esperanza de la vida eterna, los sacramentos, la fe.

El tercer juicio se llevó a cabo en Wuchang. Fue citado por 4 juzgados diferentes y sometido a 20 interrogatorios. A las preguntas se sumaron torturas y la más cruel burla. El misionero fue juzgado, pero mientras tanto el hombre fue pisoteado. Los cristianos se vieron obligados a abjurar, y algunos de ellos incluso escupieron y golpearon al misionero, que les había traído la fe. Por no pisar el crucifijo, recibió 110 golpes de pantsé.

Entre las diversas acusaciones, la más terrible fue la de haber tenido relaciones inmorales con una niña china, Anna Kao, que había hecho voto de virginidad. El mártir se defendió. Ella no era ni su amante ni su sirvienta. La mujer es respetada, no vilipendiada por el cristianismo, fue el significado de las respuestas de Juan Gabriel. Pero estaba preocupado porque hacían sufrir a personas inocentes a causa de él.

Durante un interrogatorio se vio obligado a ponerse las vestimentas de la misa. Querían acusarlo de usar el encanto del sacerdocio para intereses privados. Pero el misionero, con sus ropas sacerdotales, impresionó a los transeúntes, y dos cristianos se acercaron a él para pedirle la absolución.

El juez más cruel fue el virrey. El misionero ahora era una sombra. La rabia de este hombre sin escrúpulos se enfureció contra la larva de un hombre. Cegado por su omnipotencia, quería confesiones, admisiones, acusaciones. Pero si el cuerpo era débil, el alma se fortalecía. Su esperanza era ahora el encuentro con Dios, a quien cada día sentía más cerca.

Cuando por última vez Juan Gabriel le dijo: «Es mejor morir que negar mi fe», entonces el juez pronunció su sentencia. Y fue muerte por estrangulamiento.

Con Cristo sacerdote y víctima

Comenzó un período de espera por la confirmación imperial. Quizás se podría esperar la clemencia del soberano. Pero la guerra con los británicos anuló cualquier posible gesto de . Así que el 11 de septiembre de 1840 llegó un mensajero imperial a toda velocidad, llevando el decreto que confirmaba la sentencia.

Con siete bandidos, el misionero fue llevado a una colina llamada «Montaña Roja». Primero fueron asesinados los bandidos y los Perboyre se reunieron en oración, ante el asombro de los presentes.

Cuando llegó su turno, los verdugos lo despojaron de su túnica púrpura y lo ataron a un poste en forma de cruz. Le pasaron la cuerda alrededor del cuello y lo estrangularon. Era la sexta hora. Como Jesús, Juan Gabriel murió como el grano de trigo. Murió, o más bien nació en el cielo, para hacer descender el rocío de la bendición de Dios sobre la tierra.

Muchas de su detención (traición, arresto, muerte en la cruz, día y hora) lo acercan a la Pasión de Cristo. De hecho, toda su vida fue la de fiel testigo y discípulo de Cristo. Escribió s. Ignacio de Antioquía: «Busco al que murió por nosotros; quiero al que resucitó por nosotros. ¡He aquí, se acerca el momento en que voy a dar a luz! ¡Tengan compasión de mí, hermanos! ¡No me impidan! naciendo a la vida.! «.

Giovanni Gabriele «nació para vivir» el 11 de septiembre de 1840, porque siempre había buscado «al que murió por nosotros». Su cuerpo fue devuelto a Francia, pero su corazón permaneció en la patria que eligió, en la tierra de China. Allí se cita con los hijos e hijas de San Vicente, esperando que ellos también, después de una vida dedicada al Evangelio y a los pobres, nazcan en el cielo.