Última voluntad de un banquero

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (21 votos, promedio: 3,43 de 5)
Cargando…

Luis Valls y sus últimas voluntades: “Ni entierro, ni funeral, ni esquelas. Lo que tengo, quemadlo; no vale nada” Adiós al “cardenal” Luis Valls   Trece años atrás, cuando se le descubrió una leucemia, de la que ha sido tratado todos estos años, Luis Valls redactó un escrito con sus últimas voluntades para el momento…
Leer anécdota


Los automóviles y la Ley Natural

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

El diseño de un “coche” (la ley natural) Cierto hombre diseñó un coche extraordinario cuyo motor utilizaba gasolina sin plomo. Para que no se redujese la grandiosidad del invento a la de una máquina más o menos compleja, quiso Dios dotar al coche de vida propia: pero no de una vida cualquiera, pues estaría animado…
Leer anécdota


Salir del Agujero

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 2,33 de 5)
Cargando…

No hablo de salir del armario para evitar equívocos; pero es cierto que hay demasiados cristianos voluntariamente escondidos en el guetto; católicos apocados que ocultan su fe como si se tratara de una neurosis y viven en su gazapera, aconejados, sin atreverse a enseñar la oreja. Les han dicho que la fe es algo íntimo…
Leer anécdota


Cómo ser buen profesional y que nadie hable mal de ti

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando…

Un homenaje a los buenos profesionales, que sobresalen en este imperio del mediocre. MATÍAS PRATS ÍNTIMO El presentador del que nadie da malas noticias Lleva 31 años delante de las cámaras, nunca ha estado en el paro y su fuerza como comunicador ha crecido a medida que pasaba el tiempo. Tanto, que desde hace dos…
Leer anécdota


Carta del diablo a sus detractores

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 4,33 de 5)
Cargando…

Carta de Satanás a los seres humanos Querido amigo, Aunque no quieres aparecer como amigo mío, sé que no me rechazas. Veo cómo intentáis hallar la verdad y cómo os engaña el de arriba con sus santas palabras. Sigue queriéndo haceros pensar que nunca podréis ser como él. En realidad sólo busca amargaros la existencia…
Leer anécdota