«No nos dejemos llevar por la desilusión o el pesimismo»

Queridos hermanos y hermanas:

La
creación es un don maravilloso que Dios ha puesto en nuestras manos para
que entremos en relación con él y colaboremos en su designio de amor.
Sin embargo, experimentamos constantemente el pecado que daña nuestra
comunión con Dios y con todo lo que nos rodea. Ante este drama, el Señor
no nos deja solos, nos ofrece una prospectiva nueva de salvación
universal.

La
creación es un don maravilloso que Dios ha puesto en nuestras manos para
que entremos en relación con él y colaboremos en su designio de amor

El apóstol Pablo nos invita a que escuchemos los gemidos de toda la
creación, que sufre las consecuencias del pecado; y, así mismo, nos
anima a mantener firme la esperanza porque hemos sido salvados por el
Señor. A través de su Resurrección, contemplamos los signos de la nueva
creación.

El
Señor quiere sanar con su misericordia los corazones heridos y
humillados. Todo lo que el hombre ha desfigurado en su impiedad, él lo
recrea y reconcilia en su amor

El cristiano vive en el mundo y sufre los signos del mal y del
egoísmo pero, al mismo tiempo, ve todo con los ojos de la Pascua; sabe
que ahora vive un momento de espera, que va más allá del momento
presente. No nos dejemos llevar por la desilusión o el pesimismo. El
Señor quiere sanar con su misericordia los corazones heridos y
humillados. Todo lo que el hombre ha desfigurado en su impiedad, él lo
recrea y reconcilia en su amor.

Saludos

Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española, en
particular a los venidos de España y Latinoamérica. Los invito a pedir
con insistencia la presencia del Espíritu Santo en sus vidas. Él nos
asiste para que vayamos más allá de las apariencias negativas del
presente y aguardemos con esperanza los cielos nuevos y la tierra nueva,
que el Señor prepara para toda la humanidad. Muchas gracias.

© Copyright – Libreria Editrice Vaticana

Anécdota de Anecdonet.com