UN POQUITO CONFUNDIDO… (Se me ha ido la memoria)

Me miro al espejo, me noto y sé que aún vivo, que no estoy entre los muertos; parece mentira que sea el mismo aquel que tú conociste… Además me estoy volviendo olvidadizo, y también más confundido. Pues, a veces, no puedo recordar, cuando estoy al pié de la escalera, si tengo que subir a por…
Read more

Conciencia tranquila

En mi época de estudiante queriendo invitar a uno de mis amigos rockeros a la iglesia le dije "vamos a la iglesia para que tengas la conciencia tranquila" y él respondió: "yo tengo la conciencia tranquila, sucia pero tranquila", vaya que me dejo sin palabras.

por: aifs (Ecuador)

Cinco secretos de los restaurantes que un camarero nunca confesaría

VIRUTAS DE MADERA PRECIOSA:
"Un tonto pobre será siempre tonto. Un tonto rico será siempre rico. (Paul Lafitte)
Cinco secretos de los restaurantes que un camarero nunca confesaría

. Evite pedir pescado los lunes. Los pescadores no trabajan los domingos por lo que es difícil encontrar pescado fresco un lunes.
. Piense dos veces si quiere fruta en tu bebida. El limón, por ejemplo, rara vez se lava antes de ser cortado. Antes de llegar al vaso ha pasado por las manos de muchos empleados y con frecuencia se deja en un recipiente destapado durante por lo menos dos horas.

LA ABEJA MAYA

La abeja Maya Otra que subraya la importancia de especificar. Dos
semanas antes de las Primeras Comuniones, las madres se reunen en los
locales parroquiales. Las discusiones llevan ya varias semanas: unas son
partidarias de ir con traje de marinero, otras vestidas de blanco;
otras de fraile; en fin otras que no saben… El Párroco un poco harto
les dice: – Ya está: se acabó. Que cada uno venga como quiera. Y vaya
que sí: una niña se presentó a la comunión vestida de… ¡la abeja Maya!

Brindis Familiar

Para causar efecto (impactar entre los demás) deberá seguirse el siguiente ritual:

A: = EL QUE BRINDA (deberá pronunciarlo en voz alta)
T: = TODOS (lo que el resto deberá responder: a coro

Señores, nos estrellamos en dos minutos…

SIEMPRE ES UN BUEN MOMENTO PARA HACER UN EXAMEN DE CONCIENCIA.

No hay que esperar al tsunami. Cuentan que desde el momento en que se produjo un terremoto en Sevilla los sacerdotes salían a la calle y se formaban colas para confesarse.
Ahora relatamos un "toque de atención" que sirvió para que 270 pasajeros hicieran un profundo examen de conciencia. 
¿No es mejor hacerlo cada día, sin sobresaltos?
Continúa

la historia de la vocación

La llamada a servir a Dios es una iniciativa divina. La libertad de la persona es clara: sabe que tiene que responder. Si la respuesta es afirmativa, la vida le cambia con un nuevo sentido y para siempre. Si la respuesta es negativa la paz desaparece del alma. Cuando llega el miedo -Ne timeas!- hay una certeza de que Dios está por medio: es el momento de entender qué está pasando. Y darse cuenta de que todo aquello estaba planeado desde el principio: de que el cielo siempre contó con el objeto de su llamada… 

He aquí un ejemplo de miles. Cada vocación tiene una historia divina detrás.

LAS PUERTAS DE LA VIDA

1. No salgas de la infancia apresuradamente; luego querrás recuperar esos años. 2. No entres a la adolescencia convencido de que dominaras al mundo; la vida te llevara por camino que todavía no sospechas. 3. No salgas de la adolescencia desperdiciando tu juventud; la juventud pertenece a todos pero no es de nadie, ni en nadie queda. 4. No entres en la madurez creyendo que has vencido todas las etapas y que el triunfo llegará mañana; la felicidad, único triunfo, se encuentra en disfrutar todas las etapas de un camino, no al final de la ruta. 5. No recorras la madurez sin crear un tesoro del espíritu; los tesoros de la tierra no son herencia para tus hijos. 6. No salgas de la madurez convencido que has triunfado; tu triunfo lo medirá el recuerdo que dejes. 7. No salgas de la madurez creyendo haber sido derrotado; algo siempre se deja, por pequeño que sea. 8. No entres a la vejez creyendo que el destino te ha sido adverso; has sido tú quien ha elaborado ese destino. 9. No salgas de la vejez sin entregar tus consejos; otros infantes, otros adolescentes, otros maduros y otros mayores te han mirado y querrán imitarte.

Dichosos ustedes (buscando felicidad)

Estábamos en el banco. Muchos hacían cola, mientras que yo entretenía a la subdirectora con preguntas imprescindibles. Una pregunta en el aire: – (Hablando del cajero de toda la vida, era miércoles) ¿Dónde está Rubén?

Silencio embarazoso. Después de unos segundos: 
- Falleció el sábado.
- ¿Qué me cuentas? – pregunta un señor de cerca de sesenta.
- De un ataque al corazón…
Sorpresa, estupor…
- ¿Cuántos años tiene? – pregunta el mismo casi sin encajar la noticia
- Cincuenta y seis…
Mayor sorpresa y caras de dolor…
Y durante unos minutos todos se olvidaron del asunto que les había llevado al banco para comentar detalles del carácter y personalidad del finado. Yo me preguntaba para qué quería saber la edad ese señor… no es tan importante… Seguramente sería para poner sus barbas a remojar…
Luego comenzaron los consejos para ser feliz:
- Hay que cuidarse, descansar, comer bien… dormir…
EL secreto de la felicidad… que no acabamos de conocer…
Os dejo con una reflexión sobre este tema llamada Dichosos…

Doña Matilde, cariñosa y blanda (firmeza)

Les presentamos una historia basada en hechos reales. Es cierto que no nacemos sabiendo ser padres, y que no hay una escuela de padres… la vida nos enseña que QUIEN BIEN TE QUIERE TE HARÁ LLORAR. Ésta nos plantea la necesidad de la fortaleza para educar. Desafortunadamente es una historia muy repetida alrededor de cada cual…

El MILAGRO DE ELCHE

Una muestra más de que hay gente honrada en todos sitios, incluso en Elche (Alicante). Hizo caso a su conciencia (no a su corazón, como mal traducen en las películas de Hollywood) y durmió COMO UN BENDITO. No se pierdan la historia.

EL PODER DE LA ORACIÓN

Una mujer pobremente vestida, con un rostro que reflejaba tristeza, entró a una tienda, se acercó al dueño y
de manera humilde preguntó si podía llevarse algunas cosas a crédito; con voz suave explicó que su esposo estaba muy enfermo y que no
podía trabajar, tenían siete niños y necesitaban comida.

El dueño no aceptó y le solicitó que abandonara la tienda.

Sabiendo la necesidad que estaba pasando su familia la mujer rogó:

“Por favor señor, se lo pagaré tan pronto como pueda"

El dueño le dijo que no podía darle crédito, ya que no tenía una cuenta de crédito en su tienda.

De pie, cerca del mostrador, se encontraba un cliente que escuchaba la conversación entre el dueño de la tienda y la mujer.

El cliente se acercó y le dijo al dueño de la tienda que el se haría cargo de lo que la mujer necesitara para su familia

Entonces el dueño, amoscado, preguntó a la mujer:

" ¿Tiene usted una lista de compras?".

La mujer dijo: "Si señor";

Esta bien, dijo el dueño,

“Ponga su lista en la balanza de platos y lo que pese su lista le daré en comestibles".

La mujer titubeó por un momento y cabizbaja buscó en su cartera
un pedazo de papel, escribió algo en él y lo puso, triste aún, en uno de los platos de la balanza.

Los ojos del dueño y del cliente se llenaron de asombro, cuando el plato de la balanza donde estaba el papel, se hundió hasta el fondo y se quedo así.

El dueño, sin dejar de mirar la balanza dijo:

"No lo puedo creer"…

El cliente sonrió y el dueño comenzó a poner comestibles en el otro
plato de la balanza.

La balanza no se movía, por lo que continuó poniendo más y más
comestibles, hasta que se llenó.

El dueño se quedó pasmado de asombro.

Finalmente, tomó el pedazo de papel y lo miró
todavía más asombrado….

¡No era una lista de compra!

Era una oración que decía:

“QUERIDO SEÑOR, TÚ CONOCES MIS NECESIDADES Y YO VOY A DEJAR ESTO EN
TUS MANOS"

El dueño de la tienda le entregó los comestibles que había pesado y quedó allí en silencio.

La mujer agradeció y abandonó la tienda; el cliente entregó un billete de cincuenta dólares al dueño y le dijo:

"Valió cada centavo de este billete; ahora sabemos cuanto pesa una oración".

La avaricia rompe el saco

La avaricia es una de las principales fuentes del mal (sic. pecado capital). Muchos se mueven por dinero y eso es lo que les motiva. El problema del dinero no es tenerlo (que es necesario para vivir una vida ordenada) sino que cuando lo tienes siempre quieres más.

Es conocida la frase del sabio griego Demóstenes que paseando por un suntuoso mercado persa espetó a sus peripatéticos acompañantes "cuántas cosas que no necesito" y se largó.
Otros, que tienen mucho dinero se afanan en carrera loca por conseguir más. Eso podría estar en la raíz del Guinness, una de las "modernas locuras".
Cuando el medio (que es el dinero) se pone como fin y no hay una moral por medio, todo vale. Este que ofrecemos más abajo es un ejemplo de LA AVARICIA ROMPE EL SACO.