Teresa Verzeri nació el 31 de julio de 1801 en Bérgamo (Italia); es la mayor de los siete hijos de Antonio Verzeri y la condesa Elena Pedrocca-Grumelli. Su hermano Girolamo se convertirá en obispo de Brescia. La madre, dudando entre optar por el matrimonio o abrazar la vida monástica, escuchó una respuesta profética de la tía M. Antonia Grumelli, una monja Clarisa: «Dios te destinó a ese estado para hacerte madre de la santa ».

Teresa aprendió a temprana edad de su madre, una mujer eminentemente cristiana, a conocer y amar a Dios con ardor. En su camino espiritual la sigue el canónigo Giuseppe Benaglio, vicario general de la diócesis de Bérgamo, que ya acompañaba a la familia.

Teresa completó sus estudios iniciales en el hogar. Inteligente, dotada de espíritu abierto, vigilante, recto, está educada en el discernimiento, en la búsqueda de los valores perennes y en la fidelidad a la acción de la gracia. Desde la niñez hasta la madurez Teresa se deja iluminar por el Espíritu de la Verdad que la animará en una constante y acalorada batalla espiritual: a la luz de la fe descubre y experimenta el peso de su propia fragilidad, desenmascarando, hasta ahora como es posible que una criatura humana, toda forma idólatra de mentira, de egoísmo, de miedo, se entregue totalmente a Dios. En Gracia, recorre un camino hecho de abnegación, pureza de intención, rectitud y sencillez que la lleva buscar «solo Dios».

Internamente Teresa vive la particular experiencia mística «de la ausencia de Dios», anticipando algo de la vida religiosa del hombre hoy: el peso de la soledad humana frente al inquietante sentido de distanciamiento de Dios. En su fe , sin embargo, Teresa no pierde la confianza y el abandono en el Dios vivo, Padre providente y misericordioso, a quien la vida hace votos en obediencia, y como en Jesús, su grito de soledad se convierte en la entrega de todo sí por amor.

Con la intención de agradar a Dios y hacer solo su voluntad, su vocación religiosa madura entre su familia y el Monasterio benedictino de Santa Grata, del que emerge después de una larga y penosa búsqueda, para fundar en Bérgamo, junto con el canónigo Giuseppe Benaglio, el 8 de febrero de 1831, la Congregación de las Hijas del .

Teresa Verzeri vivió en la primera mitad del siglo XIX, un período de grandes transformaciones en la historia de Italia y de la sociedad de Bérgamo, marcado por cambios políticos, revoluciones, persecuciones que no perdonaron a la Iglesia, atravesada también por el jansenismo y el crisis de valores, fruto de la Revolución Francesa.

Cuando la devoción al Sagrado Corazón encuentra resistencia, ella da este testamento a las primeras Hijas del Sagrado Corazón, que caracteriza el patrimonio espiritual de su familia religiosa: «Jesucristo, a ti y a tu Instituto hizo el don precioso de su Corazón. , para que no aprendas la santidad de los demás, ya que Él es la fuente inagotable de la verdadera santidad «. (Libro de deberes, vol. I, pág. 484).

Teresa ve muy bien las urgencias, capta las necesidades de su tiempo. Con absoluta para cualquier situación donde la caridad lo requiera, incluso las más peligrosas y graves, con sus primeras compañeras se dedicó a diversos servicios apostólicos: «educación de mujeres jóvenes de clase media y baja; internados para huérfanos en peligro, abandonados y también traviate; escuelas, doctrina cristiana, ejercicios espirituales, recreaciones festivas, asistencia a los enfermos ”(Pratiche, 1841).

En su misión revela sus dones especiales como maestra de espíritu, como apóstol y como pedagoga. Teresa profesa expresamente el sistema preventivo: «Cultiva y cuida con mucho cuidado la mente y el corazón de tus jóvenes mientras aún estén tiernas, para evitar, en la medida de lo posible, que el mal entre en ellas, siendo mejor preservar de la caída con tu llamadas y que los levantan con corrección ”(Libro de Deberes, vol. III, p. 368).

La educación es un trabajo de libertad y persuasión, con respeto a la individualidad: por eso recomienda dejar a las jóvenes «una santa libertad para que hagan con voluntad y en pleno acuerdo lo que, oprimidas por el mando, harían como carga y con violencia». «; que la elección de los medios se adapte «al temperamento, disposición, inclinaciones, de cada uno … y al conocimiento de cada uno», se establece la forma de tratarlo (Libro de Deberes, vol. I, p. 447 y 349).

En 1836 murió el canónigo Benaglio; Teresa, apoyada en la obediencia que le garantiza ser la Congregación querida por Dios, está totalmente dedicada a su aprobación, consolidación y expansión. Para ello se enfrenta a numerosos obstáculos puestos por las autoridades civiles, y también por personas de la jerarquía eclesiástica que ponen a prueba su virtud. Teresa se muestra heroica en su abandono a la voluntad de Dios que la sostiene.

Tras una vida de intensa donación, Teresa Verzeri murió en Brescia el 3 de marzo de 1852. Abandonó la Congregación, ya aprobada por la Iglesia y por la parte civil, con amplia documentación, especialmente en las Constituciones, en el Libro de Deberes y en más de 3.500 cartas, de las que es posible extraer toda la riqueza de su experiencia espiritual y humana.

El precioso patrimonio espiritual transmitido a la Congregación encuentra su centro en el Corazón de Jesús, del que la Hija del Sagrado Corazón hereda el espíritu de caridad distinguida que la impulsa a convertirse en «todos para todos» en una relación íntima con el Padre y en el amor. preocupación por cada ser humano.

Teresa se expresa así: «Las Hijas del Sagrado Corazón de Jesús, como las que sacan su caridad de la fuente misma del amor, es decir, del Corazón de Jesucristo, deben arder hacia el prójimo con la misma caridad de esa divina caridad. Corazón. Caridad muy pura que ha visto sólo la gloria de Dios y el bien de las almas; caridad universal que no excluye a la persona, sino que abraza a todos; caridad generosa que no se pierde en el sufrimiento, no se desanima por la contradicción, sino, en el sufrimiento y en la oposición crece en fuerza y ​​gana con paciencia ”(Libro de Deberes, vol. I, p. 58).

Animadas por este espíritu, las Hijas del Sagrado Corazón de Jesús continúan hoy la misión de Teresa en Italia, Brasil, Argentina y Bolivia, República Centroafricana y Camerún, India y Albania.

En la contemplación del Corazón de Cristo reciben el mandato de acudir a cada hombre y mujer con una dedicación que favorece a los pobres, abiertos a todo servicio, deseosos de promover siempre la dignidad de la persona, de ser el Corazón de Cristo donde la necesidad es mayor.

Las reliquias de Teresa Verzeri se veneran en la capilla de las Hijas del Sagrado Corazón de Jesús, en Bérgamo.