EL EXTRAÑO

 
Unos cuantos años después que yo naciera, mi padre conoció a un extraño, recién llegado a nuestra pequeña población. Desde el principio, mi padre quedó fascinado con este encantador personaje, y enseguida lo invitó a que viviera con nuestra familia.

El extraño aceptó y desde entonces ha estado con nosotros.
Mientras yo crecía, nunca pregunté su lugar en mi familia; en mi mente joven ya tenía un lugar muy especial.
Mis padres eran instructores complementarios:
Mi mamá me enseñó lo que era bueno y lo que era malo y mi papá me enseñó a obedecer.
Pero el extraño era nuestro narrador.
Nos mantenía hechizados por horas con aventuras, misterios y comedias.
El siempre tenía respuestas para cualquier cosa que quisiéramos saber de política, historia o ciencia.
¡Conocía todo lo del pasado, del presente y hasta podía predecir el futuro!
Llevó a mi familia al primer partido de fútbol.
Me hacia reír, y me hacía llorar.
El extraño nunca paraba de hablar, pero a mi padre no le importaba.
A veces, mi mamá se levantaba temprano y callada, mientras que el resto de nosotros estábamos pendientes para escuchar lo que tenía que decir, pero ella se iba a la cocina para tener paz y tranquilidad. (Ahora me pregunto si ella habra rogado alguna vez, para que el extraño se fuera.)
Mi padre dirigió nuestro hogar con ciertas convicciones morales, pero el extraño nunca se sentía obligado para honrarlas. Las blasfemias, las malas palabras, por ejemplo, no se permitían en nuestra casa… Ni por parte de nosotros, ni de nuestros amigos o de cualquiera que nos visitase. Sin embargo, nuestro visitante de largo plazo, lograba sin problemas usar su lenguaje inapropiado que a veces quemaba mis oídos y que hacia que papá se retorciera y mi madre se ruborizara.

Mi papá nunca nos dio permiso para tomar alcohol. Pero el extraño nos animó a intentarlo y a hacerlo regularmente.
Hizo que los cigarrillos parecieran frescos e inofensivos, y que los cigarros y las pipas se vieran distinguidas.
Hablaba libremente (quizás demasiado) sobre sexo. Sus comentarios eran a veces evidentes, otras sugestivos, y generalmente vergonzosos.

Ahora sé que mis conceptos sobre relaciones fueron influenciados fuertemente durante mi adolescencia por el extraño.
Repetidas veces lo criticaron, mas nunca hizo caso a los valores de mis padres, aun así, permanecio en nuestro hogar.

Han pasado más de cincuenta años desde que el extraño se mudó con nuestra familia. Desde entonces ha cambiado mucho; ya no es tan fascinante como era al principio.

No obstante, si hoy usted pudiera entrar en la guarida de mis padres, todavía lo encontraría sentado en su esquina, esperando por si alguien quiere escuchar sus charlas o dedicar su tiempo libre a hacerle compañía…

¿Su nombre?
Nosotros lo llamamos Televisor


el "cuelga-problemas"

VIRUTAS DE MADERA PRECIOSA:
“Yo no me quejo Señor, yo sé que el gozo es dolor. Si se sufre por amor: Y el padecer es gozar, si se padece de amor”.
El árbol de los problemas 
El carpintero que había contratado para ayudarme a reparar una vieja granja, acababa de finalizar un duro primer día de trabajo. 
Su cortadora eléctrica se estropeó y le hizo perder una hora de trabajo y ahora su antiguo camión se negaba a arrancar. 
Mientras lo llevaba a casa, se sentó en silencio. 
Una vez que llegamos, me invito a conocer a su familia. 
Mientras nos dirigíamos a la puerta, se detuvo brevemente frente a un pequeño árbol, tocando las puntas de las ramas con ambas manos. 
Cuando se abrió la puerta, ocurrió una sorprendente transformación. 
Su bronceada cara estaba plena de sonrisas. Abrazo a sus dos pequeños hijos y le dio un beso a su esposa. 
Posteriormente me acompañó hasta el carro.
 Cuando pasamos cerca del árbol, sentí curiosidad y le pregunte acerca de lo que lo había visto hacer un rato antes.

El viejo abuelo y el nieto

VIRUTAS DE MADERA PRECIOSA:
 El fracaso, valientemente aceptado, nos ayuda a ser más nosotros mismos, a ser más hombres. Es la puerta necesaria del éxito futuro, del triunfo final.


Un cuento de Tolstoi 

Una buena manera de enseñar a discernir el bien moral puede ser la que nos brinda la literatura. 
El autor saca enorme partido a relatos que plantean cuestiones morales. 
Lo importante es la reflexión posterior. 
Un buen ejemplo es el que brinda Tolstoi con la historia titulada El viejo abuelo y el nieto, dice así: 
SIGUE

CRISIS DE VALORES, CRISIS DE IDENTIDAD

Problema de saber quiénes somos y de dónde venimos Junto al cadáver de un suicida se encontró una carta dirigida al: 
Sr. juez, en los siguientes términos: No culpe a nadie de mi muerte, me quito la vida porque dos días más que viviese no sabría quién soy en este mar de lágrimas, verá Ud… Sr. juez. 
Tuve la desgracia de casarme con una viuda, ésta tenía una hija, de haberlo sabido, nunca lo hubiera hecho. 
Mi padre, para mayor desgracia era viudo, se enamoró y se casó con la hija de mi mujer, de manera que mi mujer era suegra de su suegro, mi hijastra se convirtió en mi madre y mi padre al mismo tiempo era mi yerno. 
Al poco tiempo mi madrastra trajo al mundo un varón, que era mi hermano, pero era nieto de mi mujer de manera que yo era abuelo de mi hermano. 
Con el correr del tiempo mi mujer trajo al mundo un varón que como era hermano de mi madre era cuñado de mi padre y tío de sus hijos. 
Mi mujer era suegra de su hija, yo soy, en cambio padre de mi madre, y mi padre y su mujer son mis hijos; además, yo soy mi propio abuelo. 
Sr. juez: Me despido del mundo porque no sé quien soy. El cadáver. 

MIEDO AL COMPROMISO

Una mujer de 63 años adopta a siete hermanos para que no los separen:

  • "Si alguien puede manejarlos, es ella", dice su amiga Gloria Altick.
  • Rosa vive de limpiar edificios, pero no le asusta el nuevo reto.
SIGUE EL BUEN EJEMPLO DE COMPROMISO CON LOS DEMÁS Y DE APOSTAR FUERTE POR LA FAMILIA…

LA SUEGRAS CASI ATROPELLADAS

Un chiste de SUEGRAS

Un muchacho o señor estaba en su carro muy triste y se bajo del carro y su sento en una banca en un parque y llega un un amigo y le dice: hola como estas te noto un poco triste 
si mesiento triste

¿que te pasa? la pregunta su amigo
y le contesta casi atropello a mi suegra
y le dice el amigo :¿que paso? ¿te fallo el freno ?
no , le dice el otro y le pregunta el amigo ¿entonces?
y le contesta  no me fallo el freno sino el acelerador

FAMILY LIFE

Jn.
2, 1-11
 

Cana

 

Family life

 

 My wife and I were
sitting in the living room and I said to her, "
Just so you know, I never
want to live in a vegetative state, dependent on some machine and fluids from a
bottle.

If that ever happens,
just pull the plug."

  

She got up, unplugged the
TV and threw out all of my beer!

  

  

HERMANOS

FRATERNIDAD. EL PROBLEMA DE LOS CELOS

HERMANO
RIVALIDADES
INFANTILES ENTRE HERMANOS

  


Cuando una madre volvió
del Hospital con su segundo bebé alquiló los servicios de una niñera para que
le ayudara las primeras semanas. Como había oído de las rivalidades infantiles
entre hermanos, observó con cuidado las reacciones de celos e inseguridades de
su niña de 18 meses.
 Desde el primer momento Robyn adoró a su pequeña hermana y
le gustaba ayudar a la niñera a bañarla, a darle biberón y hasta se ofrecía a
prestarle sus juguetes.
 Después de unas semanas, la madre estaba convencida de que la
hermanita mayor no había experimentado ningún trauma, así que decidió que ya no
necesitaba los servicios de la chica.
 Cuando vió que la niñera caminaba hacia
su coche el último día, escuchó una llamada de clara alarma. ¡Annie, le gritó
Robyn corriendo tras ella, que te has olvidado de tu bebé!


MÁS ANÉCDOTAS DE FRATERNIDAD…